.

.

.

.
.

TERRAZA



¡dónde estamos parados!





Implementando una lógica que aún no alcanzo a comprender, don Donato y su cuadrilla de albañiles han decidido comenzar la construcción de este monoblock ¡por la terraza!


Sí, así como les digo. Gilles Donato, un simpático paraguayo que acostumbra presentarse con un arrugado título de “Maestro Mayor de Obra” bajo el sobaco, asegura que la mejor manera de darle solidez al edificio es comenzando por la terraza.


Hoy a las cinco de la mañana me despertó con un llamado telefónico para convocarme
a la inauguración de la obra. Emocionado por el acontecimiento, y sin que le temblara la voz, me dijo: “don Colón, a ver si se llega usté prontito hasta la obra pa' colocar la Piedra Jundamental”. La solemnidad que le imprimió a ese final: “Piedra Jundamental” me terminó por convencer. “Al fin y al cabo –pensé- un tipo que es capaz de hablar a las cinco de la mañana con ese tono, merece ser tomado en serio”.


Media hora más tarde ya me encontraba en el terreno pelado de la futura obra con un escenario complicado de entender. Don Donato, luego de pronunciar unas breves palabras, no exentas de emoción, me hizo entrega de una tijera instándome a que cortara la cinta de raso que tan prolijamente se había encargado de tender. “Déle hombre, péguele un tijeretazo nomás”.


Luego de unos escasos aplausos, y con la idea fija de volver a la cama calentita, le devolví la tijera. El tipo, adivinando mi intención, me tomó firme por el brazo y sin mediar palabra me llevó hasta la zona especificada para comenzar la obra. Me di cuenta de su consumado materialismo cuando me dijo: “Nada de simbolismos don Colón”. Y, acto seguido, me alcanzó un pesado ladrillo.


“Carajo, que está pesado esto”. Me miró con severidad y me respondió: “Así debe ser. La Piedra Jundamental es parte de los cimientos del edificio. Y si la obra no tiene buenos cimientos se puede derrumbar en cualquier momento”. Ya un poco cansado de esta historia absurda, lo miré al tipo con mi mejor cara de incredulidad. Por toda respuesta recibí un: “Déle hombre ¡no sea cagón! y apoye de una buena vez ese ladrillo en el aire”.


Treinta metros debajo de nosotros los albañiles, con los pies en la tierra, sonreían mirando la escena. La mezcla burbujeaba en los baldes. Las cucharas empuñadas con absoluta convicción.


“Manos a la obra” gritó don Donato, mientras alineaba el segundo ladrillo junto a la piedra jundamental.
La foto pertenece a la serie "Obra" de Daniel Berens (un amigazo)


---------------------------------------------------------------
......................................................................

.......................................................................

domingo

Literaturas urbanas

.
.


1

Las gotas.
Las gotas que caen de la lluvia desprendidas de un cielo negro quebrado de a ratos por arpegios de luz dejan ver rastros fragmentos de un lenguaje panorámico dejando de ser sólido lo sólido dejando de ser cierto lo cierto el trazado la insistencia vertical de las frágiles gotas generando una suspensión ilusoria lasitud en la visual de todo lo que desprendido cae de un lenguaje negro huido de la lluvia que espesa sobre las hojas ahora quebradas rotas por el tallo por el peso uniforme de las gotas que frágiles van marcando en el aire límite a límite el trazado indeciso de los focos de luz.


2

Difuminada la luz en la superficie rugosa del asfalto que astillado acumula en sus pliegues un lenguaje de venas donde transcurren en mínima turbulencia restos de un agua que ofrece íntimos acerados sus vibrátiles brillos a una intensidad más profunda.


3

La enorme
La sombra
en un solo bloque oscuro despliega su secreto sobre la avenida vencida sin violencia.
El transcurrir sombrío del monoblock apaga la presión de su propio lenguaje.
Reclama otro idioma: el vacío en un solo paso.


4

Se menta un intercambio riguroso en el aire un minúsculo oleaje casi sacro produce olores de un decir húmedo y confuso.


5

Una mujer se agita en la vereda e introduce pausas reiteradas en su fatiga.
.
.
.

2 comentarios:

Lucía.uy dijo...

.....ya que me da el "guelcam", descubro sus ojos nuevos en esta página!

descubro los suyos y brillan los míos colgados a esta invitación.

espero no joderlo mucho por acá también, hoy paso al vuelo; como usted se imagina no de pájaro, sino de pajarona! jajajajaja....

Ah! ya tomé el ladrillo que me corresponde poner en la hilada, eso sí, usted va a tener que darme el nivel......soy muy adicta a perderlo, eso, y otras cosas también.......

Abrazos Lobi! Suena a JuenamuyJuena su página pero como decía la maestra: "Puede mejorar", a SotemuyJuena" jajajajajaa

Besos,Lucía

estepario dijo...

Gracias lucía por llegarte hasta el blog. Espero que además de tomar un ladrillo hayas podido tomar algún copetín, aunque parece que don Donato se tomó hasta el agua de los floreros, jaja. Saludos che.