.

.

.

.
.

TERRAZA



¡dónde estamos parados!





Implementando una lógica que aún no alcanzo a comprender, don Donato y su cuadrilla de albañiles han decidido comenzar la construcción de este monoblock ¡por la terraza!


Sí, así como les digo. Gilles Donato, un simpático paraguayo que acostumbra presentarse con un arrugado título de “Maestro Mayor de Obra” bajo el sobaco, asegura que la mejor manera de darle solidez al edificio es comenzando por la terraza.


Hoy a las cinco de la mañana me despertó con un llamado telefónico para convocarme
a la inauguración de la obra. Emocionado por el acontecimiento, y sin que le temblara la voz, me dijo: “don Colón, a ver si se llega usté prontito hasta la obra pa' colocar la Piedra Jundamental”. La solemnidad que le imprimió a ese final: “Piedra Jundamental” me terminó por convencer. “Al fin y al cabo –pensé- un tipo que es capaz de hablar a las cinco de la mañana con ese tono, merece ser tomado en serio”.


Media hora más tarde ya me encontraba en el terreno pelado de la futura obra con un escenario complicado de entender. Don Donato, luego de pronunciar unas breves palabras, no exentas de emoción, me hizo entrega de una tijera instándome a que cortara la cinta de raso que tan prolijamente se había encargado de tender. “Déle hombre, péguele un tijeretazo nomás”.


Luego de unos escasos aplausos, y con la idea fija de volver a la cama calentita, le devolví la tijera. El tipo, adivinando mi intención, me tomó firme por el brazo y sin mediar palabra me llevó hasta la zona especificada para comenzar la obra. Me di cuenta de su consumado materialismo cuando me dijo: “Nada de simbolismos don Colón”. Y, acto seguido, me alcanzó un pesado ladrillo.


“Carajo, que está pesado esto”. Me miró con severidad y me respondió: “Así debe ser. La Piedra Jundamental es parte de los cimientos del edificio. Y si la obra no tiene buenos cimientos se puede derrumbar en cualquier momento”. Ya un poco cansado de esta historia absurda, lo miré al tipo con mi mejor cara de incredulidad. Por toda respuesta recibí un: “Déle hombre ¡no sea cagón! y apoye de una buena vez ese ladrillo en el aire”.


Treinta metros debajo de nosotros los albañiles, con los pies en la tierra, sonreían mirando la escena. La mezcla burbujeaba en los baldes. Las cucharas empuñadas con absoluta convicción.


“Manos a la obra” gritó don Donato, mientras alineaba el segundo ladrillo junto a la piedra jundamental.
La foto pertenece a la serie "Obra" de Daniel Berens (un amigazo)


---------------------------------------------------------------
......................................................................

.......................................................................

viernes

Daniel Viglietti

.
.




Esdrújulo

Se trata cósmicos de ser más fértiles,
de no ser tímidos, de ser más trópicos,
de ir a lo pálido, volverlo térmico,
sentirse prójimo de lo más lúdico,

con verdes lápices trazar el ámbito
de lo que mágico rompe los límites,
buscar lo hidráulico de lo volcánico,
librar la métrica, cambiar de sílabas.

Y con elásticas formas anárquicas
tocar lo afónico que suene homérico,
fundar metáforas, crear la hipótesis
de que lo asmático se vuelva oxígeno.

Situar la brújula al sur paupérrimo,
armar las síncopas contra los déspotas,
cambiar la tónica por una séptima,
tocar en triángulo sones esféricos.

Y a los dogmáticos tan poco orgásmicos,
casi ni eróticos de ser tan púdicos,
a esos acríticos de sesgo andrógino
decirles ”gélidos, no sean retrógrados”.

Y con armónicos cantar bien nítido
contra lo frígido luchando tórridos,
con armas múltiples llamando cálidos
fondos oceánicos de lo más lúbrico.

El ritmo cíclico del vals esdrújuloç
es cual la sístole que va a la diástole,
todo cardíaco de andar eufórico,
nada presbítero, más bien sacrílego.

Amando nínfulas que sueña grávidas,
el vals acróbata cruza los vértices
llamando gráciles criaturas prístinas,
seres prolíficos de lo aún inédito.

Y a los arácnidos volverlos líricos
y a sus ejércitos juzgarlos rápido
mediante un árbitro de juicio ecuánime
que encierre en cárceles impunes pérfidos.

Y los políticos de gesto tránsfuga,
los impertérritos, los siempre cómplices
caerán patéticos en lo espasmódico
cuando lo enérgico les corte el tránsito.

Con lo poético del vals arrítmico,
que está en lo crítico de sus propósitos,
no pueden síncopes ni golpes fúnebres,
ni es por patíbulos que quede acéfalo.

Ni es por trifásicas que olvide históricas
luchas titánicas por lo inalámbrico,
por lo que ubérrimo se alza eufórico
y anuncia próximos cambios históricos.

Cuando el pobrísimo tome las cúpulas
y los famélicos tomen las Áfricas
y los indígenas tierra amazónica
y los mecánicos tomen las fábricas
y los utópicos salgan del prólogo
y los daltónicos pinten lo nítido
y los chuequísimos bailen de júbilo

ya lo terrícola será libérrimo
cual ritmo cíclico de un canto esdrújulo.




Canción Bicéfala

Mi cabeza se llena como una casa,
Ami-enemigos, enemi-amigos abren la puerta:
Mi cabeza es tomada.

No es latifundio y siempre cabe alguien más en ella.
¡ay! mi cabeza-casa con la puerta que abro.
¡ay! mi cabeza-casa con la puerta que cierro.

Mi cabeza se llueve, mi viejo techo,
Pena-llovizna, agua-memoria, río de sueños,
Mi cabeza inundada.

No es mar inmenso y siempre hay quien se ahoga en ella.
¡ay! mi cabeza doble con la mano que ama.
¡ay! mi cabeza doble con la mano que odia.

Mi cabeza se duerme, un ojo abierto,
Ami-enemigos, enemi-amigos abren la puerta:
Mi cabeza es tomada.

No es latifundio y siempre cabe alguien más en ella.
¡ay! mi cabeza besa la boca de la vida,
Salta por las ventanas, busca los compañeros.

Cabeza-combate, cabeza-alegría,
Cabeza que piensa, nunca está perdida,
Que piensa de noche, que piensa de día,
Cabeza-vigilia, cabeza atrevida,
Cabeza que busca los compañeros.
.
.
.

3 comentarios:

Lucía.uy dijo...

yo también quiero cantar a Daniel:

Tanta distancia y camino,
tan diferentes banderas
y la pobreza es la misma
los mismos hombres esperan.

Yo quiero romper mi mapa,
hacer el mapa de todos
mestizos,negros y blancos
trazarlo codo con codo

Los rios son como venas
de un cuerpo entero extendido
y es el color de la tierra
la sangre de los caídos

No somos los extranjeros
los extranjeros son otros
son ellos los mercaderes
y los esclavos nosotros

Yo quiero romper la vida
como cambiarla quisiera
ayúdeme, compañero
ayúdeme, no demore
que una gota con ser poco
con otra se hace aguacero!

Si la habremos cantado!!

abrazos pibe!

estepario dijo...

Sí "con otra seha ce a gua cerooooo..." Esa o final que se estira, se pluraliza y se abre borrando fronteras.

saraeliana dijo...

Recuerdo "a desalambrar, a desalambrar ... " y siempre ese mensaje centrado en la búsqueda de lo social y solidario. Lo vi cantar por TV, con una guitarra y nada más. Gracias por traerlo aquí y dejarnos su poesía, que es de un notable talento lírico.