.

.

.

.
.

TERRAZA



¡dónde estamos parados!





Implementando una lógica que aún no alcanzo a comprender, don Donato y su cuadrilla de albañiles han decidido comenzar la construcción de este monoblock ¡por la terraza!


Sí, así como les digo. Gilles Donato, un simpático paraguayo que acostumbra presentarse con un arrugado título de “Maestro Mayor de Obra” bajo el sobaco, asegura que la mejor manera de darle solidez al edificio es comenzando por la terraza.


Hoy a las cinco de la mañana me despertó con un llamado telefónico para convocarme
a la inauguración de la obra. Emocionado por el acontecimiento, y sin que le temblara la voz, me dijo: “don Colón, a ver si se llega usté prontito hasta la obra pa' colocar la Piedra Jundamental”. La solemnidad que le imprimió a ese final: “Piedra Jundamental” me terminó por convencer. “Al fin y al cabo –pensé- un tipo que es capaz de hablar a las cinco de la mañana con ese tono, merece ser tomado en serio”.


Media hora más tarde ya me encontraba en el terreno pelado de la futura obra con un escenario complicado de entender. Don Donato, luego de pronunciar unas breves palabras, no exentas de emoción, me hizo entrega de una tijera instándome a que cortara la cinta de raso que tan prolijamente se había encargado de tender. “Déle hombre, péguele un tijeretazo nomás”.


Luego de unos escasos aplausos, y con la idea fija de volver a la cama calentita, le devolví la tijera. El tipo, adivinando mi intención, me tomó firme por el brazo y sin mediar palabra me llevó hasta la zona especificada para comenzar la obra. Me di cuenta de su consumado materialismo cuando me dijo: “Nada de simbolismos don Colón”. Y, acto seguido, me alcanzó un pesado ladrillo.


“Carajo, que está pesado esto”. Me miró con severidad y me respondió: “Así debe ser. La Piedra Jundamental es parte de los cimientos del edificio. Y si la obra no tiene buenos cimientos se puede derrumbar en cualquier momento”. Ya un poco cansado de esta historia absurda, lo miré al tipo con mi mejor cara de incredulidad. Por toda respuesta recibí un: “Déle hombre ¡no sea cagón! y apoye de una buena vez ese ladrillo en el aire”.


Treinta metros debajo de nosotros los albañiles, con los pies en la tierra, sonreían mirando la escena. La mezcla burbujeaba en los baldes. Las cucharas empuñadas con absoluta convicción.


“Manos a la obra” gritó don Donato, mientras alineaba el segundo ladrillo junto a la piedra jundamental.
La foto pertenece a la serie "Obra" de Daniel Berens (un amigazo)


---------------------------------------------------------------
......................................................................

.......................................................................

jueves

.
.
.

ANUNCIOS GUGLE & DON DONATO






En este país en el que todo vuelve: varicela, tos convulsa, mosquitos Anopheles, Trillizas de Oro, peronistas revolucionarios (¿?), timba financiera, arbolitos y lentos, ¡volvieron los lentos…! ¡Cómo no íbamos a volver nosotros!

Los esperamos en: www.revistalamasmedula.com.ar/
¡Y a gozá...!
.
.
.

4 comentarios:

María dijo...

Ya dejé saludo y felicitaciones en el correo de la revista lamás médula ni bien se lanzó ya que me la leí casi todita jaja; felicitaciones por la vuelta, por el nivel y seriedad (literaria) de este primer número, por la nota a Leónidas que me encantó y me llenó de ternura y emoción, y porque sé que es muy importante para vos.

Felicitaciones director, María.

néstor dijo...

Gracias María por traer tu aporte a este páramo, jaja. Me alegra que te haya gustado la revista. Ya estamos trabajando duro para mejorarla número a número. Y sí, el viejo Leónidas es muy importante para mí, osté lo ha dicho. No mencione aquí lo de director que don Donato se brota. Acá el único que manda es él.

Annabel M. Z. dijo...

Ladrillazo al canto, pues.
Es todo un honor recibir tus comentarios en mi blog. Y que te gustara ese poema es una satisfacción para mí.
Te aclaro que la lengua de la canción de Clara Andrés es el valenciano, que algunos llaman dialecto del catalán y otros lengua propia.

Voy a ver qué tal esta revista.

Saludos. ^^

néstor dijo...

Bienvenida Annabel.

Gracias por el ladrillazo y la aclaración respecto del dialecto.

Espero disfrutes la revista y vuelvas por estos pagos.