.

.

.

.
.

TERRAZA



¡dónde estamos parados!





Implementando una lógica que aún no alcanzo a comprender, don Donato y su cuadrilla de albañiles han decidido comenzar la construcción de este monoblock ¡por la terraza!


Sí, así como les digo. Gilles Donato, un simpático paraguayo que acostumbra presentarse con un arrugado título de “Maestro Mayor de Obra” bajo el sobaco, asegura que la mejor manera de darle solidez al edificio es comenzando por la terraza.


Hoy a las cinco de la mañana me despertó con un llamado telefónico para convocarme
a la inauguración de la obra. Emocionado por el acontecimiento, y sin que le temblara la voz, me dijo: “don Colón, a ver si se llega usté prontito hasta la obra pa' colocar la Piedra Jundamental”. La solemnidad que le imprimió a ese final: “Piedra Jundamental” me terminó por convencer. “Al fin y al cabo –pensé- un tipo que es capaz de hablar a las cinco de la mañana con ese tono, merece ser tomado en serio”.


Media hora más tarde ya me encontraba en el terreno pelado de la futura obra con un escenario complicado de entender. Don Donato, luego de pronunciar unas breves palabras, no exentas de emoción, me hizo entrega de una tijera instándome a que cortara la cinta de raso que tan prolijamente se había encargado de tender. “Déle hombre, péguele un tijeretazo nomás”.


Luego de unos escasos aplausos, y con la idea fija de volver a la cama calentita, le devolví la tijera. El tipo, adivinando mi intención, me tomó firme por el brazo y sin mediar palabra me llevó hasta la zona especificada para comenzar la obra. Me di cuenta de su consumado materialismo cuando me dijo: “Nada de simbolismos don Colón”. Y, acto seguido, me alcanzó un pesado ladrillo.


“Carajo, que está pesado esto”. Me miró con severidad y me respondió: “Así debe ser. La Piedra Jundamental es parte de los cimientos del edificio. Y si la obra no tiene buenos cimientos se puede derrumbar en cualquier momento”. Ya un poco cansado de esta historia absurda, lo miré al tipo con mi mejor cara de incredulidad. Por toda respuesta recibí un: “Déle hombre ¡no sea cagón! y apoye de una buena vez ese ladrillo en el aire”.


Treinta metros debajo de nosotros los albañiles, con los pies en la tierra, sonreían mirando la escena. La mezcla burbujeaba en los baldes. Las cucharas empuñadas con absoluta convicción.


“Manos a la obra” gritó don Donato, mientras alineaba el segundo ladrillo junto a la piedra jundamental.
La foto pertenece a la serie "Obra" de Daniel Berens (un amigazo)


---------------------------------------------------------------
......................................................................

.......................................................................

martes

HODIDOS HAIKUS

.


.


.

Previamente.

En su breve paso por Buenos Aires, Ho Dido Ponja nos deleitó una vez más con un profuso recital de poesía japonesa en el Centro Cultural Borges.
Este vate nipón, oriundo de Magoya, volvió a demostrar por qué se lo considera el más grande renovador de la lírica oriental. Entre sonoras y cristalinas risotadas fue desgranando haikus con su voz cascada, aguardentosa. Por supuesto nadie entendió un carajo de ese caudaloso festival de interjecciones, pero el sushi estaba delicioso…
Ante el requerimiento de volcar sus haikus al español argumentó, valiéndose de groseros gestos, una intraducible desconfianza. No obstante se encerró en el cuarto del hotel y, munido de un diccionario de considerables dimensiones, en menos de tres días comenzó la traducción de su obra a nuestro idioma. El problema se originó cuando se enamoró perdidamente de Suni, la camarera paraguaya que le llevaba el desayuno a su cuarto. Sin previo aviso se rajaron los dos para Asunción.
El impresentable nipón, haciendo gala de una sorpresiva irresponsabilidad intelectual, dejó su tarea a medio hacer, con las consecuencias que a continuación podrán observar.

La última noticia que tuve del ponja, fue este sucinto telegrama:

“Publicá lo haiku así nomá… ¡Y dejá de lompé lo huevo!”.

Mucho me temo que el tereré y la idiosincrasia argentina hayan hecho estragos en su moral samurai.

El editor.





Hodidos Haikus




Retaguardia

Abrís tu biombo
mas en el horizonte
Confucio es todo.







Copa Final

Revés violento
entre el ping y el pong
Toma mi sake.







Doméstico

Mirando TV
sazonaste mi arroz
¡Jade joder!







Verano

Entre arrozales
¡plaf…plaf! matando insectos
Feo gerundio.







De Honda

¡Habráse visto!
tanto smog en el aire
Moto suzuki.







Contratiempo

Ni pesadilla
enredado en kimono
Mojo mikama.







Sin Viagra

Hoshi es muy joven
tú, diezmado guerrero
A kava sola.







Con Viagra

Hoshi apoliya
y guerrero amanece
¡Kokorokó!







Imperfecto

Hoshi ha volado
un amigo aterriza
Sutura no kura.







Ecuación

Uno más uno
no siempre resultados
Tsuma haragana.







Durísimo y Danés

¿Sore or not Sore?
yogur aktiva arenga
¡Kà-kita Haga!









Nota: Tsuma (esposa).



HO (si lo ven... avisen)



.
.
.

4 comentarios:

morgana dijo...

Me ré.
Me ré meé de rí.
Adoro los jaicus y los suyos me hicieron reca.
Lindo, lindo.

néstor dijo...

Bienvenida a la obra, morgana.
No esperaba semejante catarata de fluídos, pero si así fue, bien por la humedad.

El frustrado humorista que hay en mí, está re conten.

Gracias por el ladrillo.

Lucía.uy dijo...

jajaja.....Lobito! creo que ya los había leído....¿en el otro lado, puede ser?
Morgana se remió de ri, yo me recagué de ri durísima y danesa!

besos de Tresta, la prima de Tsuma

y gracias por los saludos del cumple, fueron 148 el "borracho" de mayo, todavía le ando pisando los talones pibe! ya voy a llegar, yavaver!

néstor dijo...

Ey, botija, pare con el yogur, esto se está poniendo escatológico, jaja.

Un saludo a Tresta, de paso, si ella sabe algo de Ho, digale que me avise, he perdido todo contacto con el ponja.

Si se apura, puede que llegue. El pibe comenzó la cuenta regresiva.