.

.

.

.
.

TERRAZA



¡dónde estamos parados!





Implementando una lógica que aún no alcanzo a comprender, don Donato y su cuadrilla de albañiles han decidido comenzar la construcción de este monoblock ¡por la terraza!


Sí, así como les digo. Gilles Donato, un simpático paraguayo que acostumbra presentarse con un arrugado título de “Maestro Mayor de Obra” bajo el sobaco, asegura que la mejor manera de darle solidez al edificio es comenzando por la terraza.


Hoy a las cinco de la mañana me despertó con un llamado telefónico para convocarme
a la inauguración de la obra. Emocionado por el acontecimiento, y sin que le temblara la voz, me dijo: “don Colón, a ver si se llega usté prontito hasta la obra pa' colocar la Piedra Jundamental”. La solemnidad que le imprimió a ese final: “Piedra Jundamental” me terminó por convencer. “Al fin y al cabo –pensé- un tipo que es capaz de hablar a las cinco de la mañana con ese tono, merece ser tomado en serio”.


Media hora más tarde ya me encontraba en el terreno pelado de la futura obra con un escenario complicado de entender. Don Donato, luego de pronunciar unas breves palabras, no exentas de emoción, me hizo entrega de una tijera instándome a que cortara la cinta de raso que tan prolijamente se había encargado de tender. “Déle hombre, péguele un tijeretazo nomás”.


Luego de unos escasos aplausos, y con la idea fija de volver a la cama calentita, le devolví la tijera. El tipo, adivinando mi intención, me tomó firme por el brazo y sin mediar palabra me llevó hasta la zona especificada para comenzar la obra. Me di cuenta de su consumado materialismo cuando me dijo: “Nada de simbolismos don Colón”. Y, acto seguido, me alcanzó un pesado ladrillo.


“Carajo, que está pesado esto”. Me miró con severidad y me respondió: “Así debe ser. La Piedra Jundamental es parte de los cimientos del edificio. Y si la obra no tiene buenos cimientos se puede derrumbar en cualquier momento”. Ya un poco cansado de esta historia absurda, lo miré al tipo con mi mejor cara de incredulidad. Por toda respuesta recibí un: “Déle hombre ¡no sea cagón! y apoye de una buena vez ese ladrillo en el aire”.


Treinta metros debajo de nosotros los albañiles, con los pies en la tierra, sonreían mirando la escena. La mezcla burbujeaba en los baldes. Las cucharas empuñadas con absoluta convicción.


“Manos a la obra” gritó don Donato, mientras alineaba el segundo ladrillo junto a la piedra jundamental.
La foto pertenece a la serie "Obra" de Daniel Berens (un amigazo)


---------------------------------------------------------------
......................................................................

.......................................................................

miércoles

TESTIMONIOS ESTREMECEDORES

.
.
 Estos son sólo algunos testimonios de mis incondicionales seguidores.





A mi se me caía el pelo a montones, pero desde que le pedí al San Tito del Monoblock, desapareció por completo mi problema de calvicie: en la tarde del 27 de diciembre me hice seguidor de este blog, a la mañana del día 28 amanecí así. Pongo mi foto para que vean que no miento.

Féliz El Gato
















El hecho es que desde que sigo el Monoblock, mi capacidad de fotosíntesis ha mejorado en un 90 %. Mi clorofila tiene una circulación y un impulso como cuando era joven. Y hasta mi sombra ha adquirido un nuevo semblante. Que quieren que les diga, es creer o disecarse.

L. Hecho







A Platero y Yo nos canvio la bida, desde que leemos el Monovloc nuestros mensagitos de testo nos yegan sin faltas  de hortografia. ES FAVULOZO, SIIIII!!!!

K. Churra






No digan Boludeces ¡CARAJO, MIERDA! Este Monoblock  no sólo da suerte, también rejuvenece!

La Mirtita
(Testimonio y foto de hace instantes)


.
.

7 comentarios:

NoeliaA dijo...

jajaja Todo es posible, ¡menos lo de la Mirtha Legrand, Néstor!
Cómo estás, tanto tiempo. Reaparecé por el internet, milagro de navidad.
¡Muy feliz año nuevo!
A ver si me concedes un deseo, si se cumple después te pongo mi testimonio.
Saludos

Trescaídas dijo...

Todos buenos motivos para seguir siguiendo. Seguido, seguido.
Un abrazo, N. y feliz año nuevo.

Lucía.uy dijo...

..... yo no encontraba la paz, bueno en realidad a Bolivia tampoco...pero entré 363 días seguidos a este monoblock,y ya encontré a Santa Cruz, Cochabamba, Oruro, Sucre y Potosí.....dice San tito que con uno más encuentro La Paz.....

Gracias Hmno. Nestor! por los favores recibidos!

Buen año Lobitooooooooooooooooo

María dijo...

jajajaja, buenísimos realmente, una linda lectura Néstor para este último día del año. Me encantó la fotito de Féliz El gato con su cabellera limón!

Ahora yo (mariita, no mirtita) me pregunto: ¿será entonces que el MONOBLOCK de gilles deleuze perdón digo de Gilles Donato... trae suerte???

FELIZ 2010.

néstor dijo...

NoeliaAAA: reapareciste, bien. Tu deseo dalo por cumplido. Después traeme el testimonio, que así comienzan las grandes religiones, jaja. Estoy pensando seriamente en dedicarme a eso, a ver si por lo menos me hago unos manguitos extra, che.


3Caídas: siga siguiendo, master, que yo también no le piedo caída, digo: pisada.


Lucía.uy: cómo anda gurisa! Mire, yo creo que está bien encaminada, si agarra La Paz a mano derecha va a desembocar en el Camino del Inca, allí en la esquina se va a encontrar con Evo y su pullovercito. Ahora, ojo cuando pasen por Santa Cruz, porque allí los van a querer bajar de un hondazo, pero va bien, va bien.


María: celebro haberte sacado una sonrisa, esa es la idea: terminar el año mostrando los dientes, jaja.
Ahora, no me traigas más franceses por acá, son gente densa, che. Se ponen a pensar y da un laburo bárbaro seguirlos. En verdad no se trata de Deleuze. Gilles, en francés, es el plural de gil, ya deberías saberlo.


Queridos Amigos Virtuales (suena raro esto de amigos virtuales, bueh, son los tiempos que corren): Les deseo un deseo a la medida de sus deseos (juro que todavía no empecé a tomar).

Y gracias a todos por pasar. Nos vemos el año que viene.

Lucila dijo...

En síntesis, hay que seguir al Monoblock nomás...
Además, si Mirta lo dice, trae suerte seguro y rejuvenece a mil por hora!

néstor dijo...

Haga la prueba, Lucila, haga la prueba. Después me cuenta su regreso a la niñez, jaja.