.

.

.

.
.

TERRAZA



¡dónde estamos parados!





Implementando una lógica que aún no alcanzo a comprender, don Donato y su cuadrilla de albañiles han decidido comenzar la construcción de este monoblock ¡por la terraza!


Sí, así como les digo. Gilles Donato, un simpático paraguayo que acostumbra presentarse con un arrugado título de “Maestro Mayor de Obra” bajo el sobaco, asegura que la mejor manera de darle solidez al edificio es comenzando por la terraza.


Hoy a las cinco de la mañana me despertó con un llamado telefónico para convocarme
a la inauguración de la obra. Emocionado por el acontecimiento, y sin que le temblara la voz, me dijo: “don Colón, a ver si se llega usté prontito hasta la obra pa' colocar la Piedra Jundamental”. La solemnidad que le imprimió a ese final: “Piedra Jundamental” me terminó por convencer. “Al fin y al cabo –pensé- un tipo que es capaz de hablar a las cinco de la mañana con ese tono, merece ser tomado en serio”.


Media hora más tarde ya me encontraba en el terreno pelado de la futura obra con un escenario complicado de entender. Don Donato, luego de pronunciar unas breves palabras, no exentas de emoción, me hizo entrega de una tijera instándome a que cortara la cinta de raso que tan prolijamente se había encargado de tender. “Déle hombre, péguele un tijeretazo nomás”.


Luego de unos escasos aplausos, y con la idea fija de volver a la cama calentita, le devolví la tijera. El tipo, adivinando mi intención, me tomó firme por el brazo y sin mediar palabra me llevó hasta la zona especificada para comenzar la obra. Me di cuenta de su consumado materialismo cuando me dijo: “Nada de simbolismos don Colón”. Y, acto seguido, me alcanzó un pesado ladrillo.


“Carajo, que está pesado esto”. Me miró con severidad y me respondió: “Así debe ser. La Piedra Jundamental es parte de los cimientos del edificio. Y si la obra no tiene buenos cimientos se puede derrumbar en cualquier momento”. Ya un poco cansado de esta historia absurda, lo miré al tipo con mi mejor cara de incredulidad. Por toda respuesta recibí un: “Déle hombre ¡no sea cagón! y apoye de una buena vez ese ladrillo en el aire”.


Treinta metros debajo de nosotros los albañiles, con los pies en la tierra, sonreían mirando la escena. La mezcla burbujeaba en los baldes. Las cucharas empuñadas con absoluta convicción.


“Manos a la obra” gritó don Donato, mientras alineaba el segundo ladrillo junto a la piedra jundamental.
La foto pertenece a la serie "Obra" de Daniel Berens (un amigazo)


---------------------------------------------------------------
......................................................................

.......................................................................

domingo

Lectura en Bukowski 2

.
.
.

Argentina Business



video



“Ya nada le queda… ni aquel argentino
que entre tango y mate la alzó de París”
Enrique Cadícamo




La alzo
entre tango y mate
la alzo
de pizarrón
el índice me indica
¡Por la raya!
por la raya
avanzo
como un fenómeno social
la abro
en tendencia inversa
a los flexibles
Por la mitá
por la mitá
siento un por ciento
de la brava barra
a mis espaldas
siento:

“PASIVOS PASIVOS
UN SESGO REGRESIVO”

Con ese aliento
pesado a mis espaldas
reaseguro una tibia
una tibia
maniobra un peroné
300 toneladas
de menudos meñiscos
van a Europa y

¡CASH!

1 a 0
¡uno a cero!
marca el panel líder

Tengo una marca
tengo una marca
encima
de las tres tiras tiran
a cualquier lado
un paquete accionario
al río de la plata
los plateístas gritan:

“BURSATIL BANDERIN
BURSATIL BANDERIN”

Me hacen emocionar
me dan manija y
la saco
la expongo
por la raya
por la raya avanzo
una pavota
una rabona y

¡CASH!
¡CASH!

el golpe
la patada
el bruto producto siento
siento
siento un ruido
y no sé
no sé
lo que será…

Me sacan
en cuclillas
quedo en el banco
(Je…)
por si las moscas.
.
.
.
.

8 comentarios:

Sergio Francisci dijo...

Desconfíe del banco, mi amigo, se quiebra cuando uno menos lo espera.
Más vale entre los yuyos, pegado al alambrado.

néstor dijo...

Tiene ud razón, Francisci, no están hechos de buena madera los bancos de ahora. Me resulta del todo más segura esa ubicación que describe.

A ver cuando se da una vuelta por la city para saldar esa deuda de amargos que tenemos pendiente, che.

un abrazo

María dijo...

Crudo texto, fuerte, que habla de varios 2, 3, temas a la vez y lo logra magistralmente. Me gustó escucharlo y leerlo al mismo tiempo.
Un beso

néstor dijo...

Este texto lo escribí en el año 90 y estuvo durante muncho tiempo archivado en una carpeta. A partir de 2001 lo empecé a leer con otros ojos, por obvias razones. Gracias por el ladrillo, María.

un beso

Lucía.uy dijo...

....me hiciste acordar a Clara Silva, busqué y encontré el libro.....bueno, a ella le gustó más "Cuesta abajo" comienza así:

"si arrastré por este mundo
la verguenza de haber sido"
entre pies y pies
espacios
lentos maduros secretos
polvo quieto encarnizado
sobre la médula inquieta
por zumos anticipados
de noche ciega y espesa
de pasión y escalofrío
.......


bueno, no sé si tendrá algo que ver, pero......me hiciste acordar a Clara Silva,para darle un toque capicúa.

Cómo le gusta la cámara pibe! jaja

saludos

néstor dijo...

Bueno lo de Clara, no la he leído, che. Es que los poetas del tango son una cantera inagotable. Fijese este Lepera que ud cita: Si arrastre por este mundo la veguenza de haber sido y el dolor de ya no ser. Ja, el chabón se castigaba con Parménides!! Algún día alguien le hará el reconocimiento que se merece. Lepera escribió muchas de sus letras por encargo, para meterlas en las famosas películas de Gardel, eso no es joda, che.

Botija, no joda (¡dale con la joda!) con la cámara que estamos haciendo, con el amigo Tinelli, una prueba piloto para un reality de poesía. Va a estar divertidísimo!! 24 hrs leyendo poesía en cámara. No me diga que no es (¡y dale con Parménides!)buena la idea.

abrazo capicúa.

NoeliaA dijo...

Ay, no sé si la intrepretación mezclada que tengo, es la interpretación mezclada que se espera.
Pero algo me pareció, mirá, (y a lo mejor sea porque justo estoy leyendo "Guia triste de Paris", de Bryce Echenique y siempre se influyen las lecturas unas a la otra en lo de interpretar)algo asi como un esporádico triunfo, tras el cual, ¡le da una patada en el traste! jaja
Bueno, eso es más o menos lo que le pasa a muchos de los personajes de Bryce cuando van a París en el libro que estoy leyendo...
Saludos, y sí que está entretenido este texto, che.

néstor dijo...

El texto convida a la mezcla, así que si se te mezclaron los papeles estamos en el camino correcto, jaja. Una sola aclaración: a los varoncitos, para que una patada nos deje en cuclillas debe ser recibida en una zona cercana al traste, un poco más al sur, diría.

abrazos