.

.

.

.
.

TERRAZA



¡dónde estamos parados!





Implementando una lógica que aún no alcanzo a comprender, don Donato y su cuadrilla de albañiles han decidido comenzar la construcción de este monoblock ¡por la terraza!


Sí, así como les digo. Gilles Donato, un simpático paraguayo que acostumbra presentarse con un arrugado título de “Maestro Mayor de Obra” bajo el sobaco, asegura que la mejor manera de darle solidez al edificio es comenzando por la terraza.


Hoy a las cinco de la mañana me despertó con un llamado telefónico para convocarme
a la inauguración de la obra. Emocionado por el acontecimiento, y sin que le temblara la voz, me dijo: “don Colón, a ver si se llega usté prontito hasta la obra pa' colocar la Piedra Jundamental”. La solemnidad que le imprimió a ese final: “Piedra Jundamental” me terminó por convencer. “Al fin y al cabo –pensé- un tipo que es capaz de hablar a las cinco de la mañana con ese tono, merece ser tomado en serio”.


Media hora más tarde ya me encontraba en el terreno pelado de la futura obra con un escenario complicado de entender. Don Donato, luego de pronunciar unas breves palabras, no exentas de emoción, me hizo entrega de una tijera instándome a que cortara la cinta de raso que tan prolijamente se había encargado de tender. “Déle hombre, péguele un tijeretazo nomás”.


Luego de unos escasos aplausos, y con la idea fija de volver a la cama calentita, le devolví la tijera. El tipo, adivinando mi intención, me tomó firme por el brazo y sin mediar palabra me llevó hasta la zona especificada para comenzar la obra. Me di cuenta de su consumado materialismo cuando me dijo: “Nada de simbolismos don Colón”. Y, acto seguido, me alcanzó un pesado ladrillo.


“Carajo, que está pesado esto”. Me miró con severidad y me respondió: “Así debe ser. La Piedra Jundamental es parte de los cimientos del edificio. Y si la obra no tiene buenos cimientos se puede derrumbar en cualquier momento”. Ya un poco cansado de esta historia absurda, lo miré al tipo con mi mejor cara de incredulidad. Por toda respuesta recibí un: “Déle hombre ¡no sea cagón! y apoye de una buena vez ese ladrillo en el aire”.


Treinta metros debajo de nosotros los albañiles, con los pies en la tierra, sonreían mirando la escena. La mezcla burbujeaba en los baldes. Las cucharas empuñadas con absoluta convicción.


“Manos a la obra” gritó don Donato, mientras alineaba el segundo ladrillo junto a la piedra jundamental.
La foto pertenece a la serie "Obra" de Daniel Berens (un amigazo)


---------------------------------------------------------------
......................................................................

.......................................................................

domingo

Sueltos a la noche "4"

.
.
.

Ya en la precaria seguridad de mi cama, la noche vuelve a comer de mí, de mi texto, para dejarme a solas con la palabra nadie. Luego me parte al medio, y ese otro, el que nunca duerme, me falsifica el aire, me ahoga con el peso muerto de lo perdido. Ofrezco, a cambio, el peso devaluado de mi cuerpo como prenda de silencio, como inversión para un futuro luto. Y entre esas baratijas de un comercio nocturno, me deja su propina: para cuando abras los ojos -parece decir-.
.
.
.
.

12 comentarios:

NoeliaA dijo...

Me hizo acordar a un texto que lei hace mucho en la pagina azul, se llamaba "Gajos"
Como habrá sido de intenso que no me lo olvidé.
Segui comerciando con la noche, el resultado son buenos textos.
Saludos

néstor dijo...

Que gratificante esto que decís. Realmente que recuerdes un texto leído hace tanto tiempo es la mejor recompensa. Carajo, che!!! Me hiciste emocionar.

gracias por este comentario.

Angel Castillo Fernández dijo...

...ese nunca puede ser un fair trade. Para mala suerte nuestra. Breve, pero genial.

néstor dijo...

Angel, bienvenido a la obra. Como verás, estamos en construcción y laburamos también de noche, jaja. Gracias por traer tu ladrillo desde tan lejos.

Un abrazo.

martin araujo dijo...

como la moneda sobre los ojos del que parte en la barca, a ser aceptado por el barquero, en la noche última
precioso texto, néstor
abrazos desde cba

néstor dijo...

ja, martín, como siempre ampliando lecturas. no se me había ocurrido la comparación con ese otro comercio mitológico. buenísimo el aporte.

abrazo portenio

Lucía.uy dijo...

......paaaa y yo que digo? ma sí!, yo lo imito y listo: qué yerba anda usando?. Qué te voy a decir ¿que escribís bien..? jeje...

un abrazo pibe, para cuando abra los ojos.

néstor dijo...

Me parece que ha dado ud en la tecla, gurisa. Debe ser la mateada nocturna la que me desvela y me hace escribir tanta huevada, jaja.

Si sigo así me voy a hacer acreedor al premio Novalis (otro que tenía problemas para conciliar el sueño).

Le mando un abrazo entonces.

Lucía.uy dijo...

...oiga Pibe, que volví, como el gotán......que le tiré un ladrillito y yo, en realidad, quería tirarle un ticholo, un bloque....una pared entera! sabe? termino de leer esta letra suya y me pasa lo mismo que cuando termino de leer un libro que me gusta: pongo la mano en la contratapa y lo mantengo así, un ratito...la mirada perdida en lo que tenga en frente y un supersuspiro, ese que viene de la base del pulmón y sale tan fuerte por la naríz que además de ruidito,entibia la mano que aún no pude sacar sobre el libro.

No le afloje a la yerba esa....aunque estoy dudando de su santa procedencia....no será Boliviana Don?

saludos

néstor dijo...

paaa, gurisa, me mató con eso del ticholo. Voy a tener que salir a buscar el significado. Me suena a nombre de pájaro, pero no me haga caso, son los efectos de la yerba que, le aclaro, no es de santa procedencia. En este blog nada tiene procedencia santa. Aunque no es tampoco la que ud imagina; esa se me apagó un día de tenue garúa, pa´ seguir con el tango, che.

Hablando en serio, si es que lo logro. Realmente que este juntadero de palabras pueda producir un fenómeno físico como el que ud describe ¡qué quiere que le diga! es un gran halago.

Aura sí que me tiró un ticholo.

abrazos pa´allá.

Lucía.uy dijo...

.....pero cómo? no me diga que cruzando el charco no usan ticholos pa levantar paredes? tan finoli, finoli! solo ladrillos???

Usted haga el favor y ponga en Google, la mentada palabrita y luego aprete imagen......ta tannnnnnn! siiiiiii mire lo que era!!! además del comestible y delicioso "ticholo" brasilero, está el otro....de tono anaranjado, de cuatro,seis, ocho y diez bocas....."asegún" su uso....
de carpintería de obra......usted -10 como en la conga ¿no? jijijiji

saludos Lobito

néstor dijo...

Así es, botija, menos diez, pero como en el chin chón. Que me viene con la conga!!!

me cacho en los boñatos!!

abrazos